cloud
cloud
cloud
cloud
cloud
cloud

Latido Emocional


featured image

Diario emocional

Como todos ya sabéis, a lo largo de este curso estamos trabajando las Inteligencias Múltiples de Gardner. Durante el mes de septiembre presentamos a nuestros niños a Howard Gardner y les explicamos que cada mes del curso van a conocer más en profundidad cada una de esas inteligencias. Desde ese mes no había podido volver a subiros ninguna de nuestras misiones por motivos de organización del centro pero ya estoy de nuevo aquí para iros informando de lo que nuestros niños están aprendiendo en el cole con nuestro proyecto de educación emocional, aunque tendré que hacerlo con algún cambio respecto a cómo lo estaba haciendo hasta ahora.

En el mes de octubre nuestros niños conocieron la Inteligencia Intrapersonal que junto con la Inteligencia Interpersonal, que conoceremos más adelante, son las que conforman la Inteligencia Emocional.

La Inteligencia Intrapersonal es aquella que nos faculta para comprender y controlar el ámbito interno de uno mismo, a través de ella podemos hacer un viaje hacia nuestro interior que nos ayude a comprender qué sentimos y por qué, a poner nombre a esas emociones y sentimientos, y a entender por qué somos de una determinada manera y no de otra. Tener una adecuada inteligencia intrapersonal ayuda al individuo a tener una correcta percepción de sí mismo, a tener conciencia de los estados de ánimo interiores, intenciones, motivaciones, temperamentos y deseos. Todo esto le lleva a tener una sana autoestima, a tener una buena capacidad de autocontrol, a ser consciente de sus propias limitaciones y conocimientos (autocompresión), y con ello aumentar sus posibilidades de tomar elecciones acertadas.

La primera misión de octubre de nuestros niños consistió en realizar un ejercicio de introspección a través de un diario emocional. Durante al menos dos semanas tuvieron que escribir cada día en él, escogiendo una situación que hubieran vivido ese día y describirla. A continuación tenían que observar qué emoción les había provocado esa situación para después explicar cómo habían reaccionado ante ella. Durante esas semanas se les invitó a que le leyeran en clase y así compartir con sus compañeros sus emociones, a lo que la gran mayoría accedió encantada pues muchos decían “así también puedo ayudar a mis amigos a que me conozcan más”. Con los más mayores incluso les invitamos a valorar su reacción ante esa emoción, si había sido la adecuada o si la podían mejorar.  Esta actividad les hace parar y reflexionar sobre una situación que hayan vivido ese día, puede ser agradable o desagradable porque la situación la eligen ellos, y valorar cómo se han sentido y cómo han actuado. Observar estas situaciones cotidianas les ayuda a ser más conscientes de que poco  a poco van desarrollando estrategias para poder afrontarlas con más éxito y de lo bien que lo hacen, a reflexionar sobre qué pueden mejorar e incluso darse cuenta de qué situaciones  les desagradan y si estas se repiten a menudo para ver de qué manera eliminarlas o cómo convivir con ellas de una manera más  saludable. Además de conocerse mejor a sí mismos, otro objetivo de esta misión era entrenarles en que primero hay que sentir (reconocer la emoción), después pensar para por último actuar, en vez de primero actuar, después pensar y por último sentir (lamentar).

Con los peques de infantil realizamos una misión similar pero adaptada a su edad. Esta consistía en cantar la canción “¿Cómo te encuentras hoy?”  y colorear una ficha en dónde estaba dibujada la silueta de una niña o de un niño del color que representara la emoción que estaban sintiendo. Para ello utilizaron los colores del cuento de “El monstruo de colores” que están trabajando en las clases de infantil en donde el color amarillo representa la alegría, el rojo representa la ira, el verde la calma, el rosa el amor, el azul la tristeza y el negro el miedo. Esta actividad fue muy interesante pues hubo niños que colorearon todo el dibujo de un solo color  y otros que lo colorearon de muchos pues decían que sentían muchas emociones diferentes.

Ambas actividades, tanto el diario emocional como la de nuestros peques de infantil, fueron muy enriquecedoras para todos los niños pues les ayudaron a conocerse mejor a ellos mismos y a descubrir cómo tienen su Inteligencia Intrapersonal y si deben entrenarla más. Ahora que está apunto de comenzar el año puede ser una actividad muy bonita a desarrollar también para todos vosotros. Así, al final del próximo año podéis valorar cuanto habéis crecido emocionalmente y descubriréis que habéis desarrollado muchas habilidades emocionales que os han ayudado en vuestro bienestar emocional. ¿Os animáis a escribir vuestro propio diario emocional?

 

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies