cloud
cloud
cloud
cloud
cloud
cloud

Latido Emocional


featured image

Echamos a volar nuestras preocupaciones

Hola, antes de nada quería agradeceros a TODOS, niños, padres/madres y compañeros, todo el apoyo y cariño que me habéis transmitido estos días con motivo de mi ponencia. Para mí era una experiencia nueva (con sus respectivos nervios) y vuestro apoyo me ha dado muchas fuerzas. Me propuse dos objetivos: uno, ser capaz de transmitir la importancia de la Educación Emocional en la escuela y mostrar el gran trabajo que hacemos en nuestro colegio sobre este tema, y dos, disfrutar de la experiencia. Con respecto al primero, creo que sí lo logré pues ha habido mucha gente interesada en nuestro proyecto para poderlo aplicar a sus colegios. Y con respecto al segundo, me llevo una bonita y enriquecedora experiencia de la que he aprendido mucho y que me ha dado la oportunidad de conocer a mucha gente con ganas de luchar por este fin. GRACIAS a todos por haber vivido esto conmigo.

Y volviendo a lo que nos ocupa, tengo que contaros que la misión de esta semana ha sido una auténtica locura… de diversión.

El lunes en las filas de entrada ya había muchos niños enseñándome sus globos y preguntándome si ya los podían inflar, jaja. Pero su impaciencia tuvo que esperar hasta que aparecí por sus clases y les expliqué el juego. Hubo varios niños que se les olvidó el globo en casa, pero una vez más trabajamos entre todos cómo solucionar esas dificultades y en seguida aparecieron muchos compañeros ofreciendo alguno de los suyos, pues muchos de ellos habían traído más de uno. Como podéis comprobar, la generosidad y el compañerismo, son unas de las mayores virtudes de nuestros niños. Una vez que cada niño tuvo su globo les pedí que cerraran los ojos y se relajaran. Con los ojos cerrados tenían que visualizar alguna preocupación suya, algo que les angustiara y a los más mayores incluso les pedí que intentaran localizar en qué parte de su cuerpo se encontraba esa angustia. Cuando encontraron esa preocupación, abrieron los ojos y nos pusimos a trabajar sobre ella. Normalmente las preocupaciones o angustias las sentimos y acumulamos en el estómago, otras personas lo hacen en las cervicales o en la cabeza.  El caso es que todas esas preocupaciones, frustraciones, estrés, etc. llamadas “basura emocional” las almacenamos dentro de nuestro de cuerpo, dentro de uno mismo, y eso suele desencadenar enfermedades como la migraña, contracturas cervicales, estreñimiento, dolores estomacales y un largo etcécetera. Pues bien, al igual que no almacenamos la basura de nuestras casas no vamos a almacenar nuestra basura emocional y por ese motivo la misión de esta semana consistía en aprender a eliminarla y vaciarse de ella. Y ¿cómo lo hemos hecho? pues muy fácil. Primero debían pensar en su preocupación, localizarla y luego enviarla a través de soplidos a su globo. Una vez que se habían liberado de toda su preocupación, hicieron un nudo al globo para atraparlas y que no se escaparan. Después comentamos entre todos de qué preocupación habían llenado su globo (una vez más, a través del juego podemos obtener mucha información de nuestros niños) y la mayoría coincidió en que después de inflar su globo se sentían aliviados. Por lo tanto, ¡¡misión conseguida!! Para celebrar lo a gusto que nos habíamos quedado, jugamos a dar golpes a nuestros globos, a nuestros “problemas”, a nuestras “preocupaciones”, y a dar golpes a las “angustias” de los demás. Fue un juego muy divertido a la vez que liberador. Y para finalizar, cuando cada niño recuperó su globo tras la “batalla”, les pedí que en él, en su globo, dibujaran cosas bonitas, sonrisas, etc. para de esta manera transformar aquello que les preocupaba en algo bonito.

Tanto el respirar como el soplar son estrategias que ayudan a parar el pensamiento, la tensión, el estrés, … esas emociones desagradables que tanto sufrimos día a día, y que por no saber gestionarlas adecuadamente se van enquistando en alguna parte de nuestro cuerpo haciéndole enfermar. Yo os animo a que lo practiquéis siempre que podáis, aunque no sea con un globo (pero con él es mucho más colorido y divertido, jeje) o quién sabe, igual necesitáis dos, tres… los que hagan falta. Lo importante es que eliminéis toda esa basura emocional que acumuláis dentro de vosotros mismos. ¿Os animáis a hacerlo?

Posted by

  • Diario Emocional
  • En el Cole
  • Galería
  • Proyecto Innovación Educativa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies