cloud
cloud
cloud
cloud
cloud
cloud

Latido Emocional


featured image

Poder decir adiós, es crecer (Gustavo Cerati)

Hoy celebramos el Día de Todos los Santos, y me parece una buena ocasión para hablar de la muerte y del duelo.

Si hay una verdad universal es que todos nacemos y todos morimos, pero a pesar de esto a todos nos asusta la muerte y tememos que se muera algún ser querido. Estamos muy poco preparados para afrontar la muerte, la propia o ajena, y eso es muy poco sano pues tarde o temprano nos vamos a encontrar en alguna situación de duelo.

Yo, desde la escuela, siempre que puedo trato de abordar este tema. El curso pasado, por desgracia tuvimos la experiencia de tener que decir adiós a una mamá del colegio. Fue un momento muy duro para esa niña pero también para todos nosotros que queríamos acompañarla en su dolor y no sabíamos muy bien cómo hacerlo. Por ese motivo creo que lo más apropiado es hablar de ello, del duelo, de las despedidas, y normalizarlo todo lo que podamos para de esta manera anticiparnos a esas situaciones de dolor y que estas puedan ser lo más saludables posibles.

Hay muchos tipos de duelos, por una separación, por una muerte, por un despido, por un cambio drástico de vida … pues este es el proceso de adaptación emocional que sigue a cualquier pérdida. Pero yo hoy, con vuestro permiso, quiero centrarme en el duelo por la pérdida de un ser querido.

La despedida que conlleva un duelo genera un sinfín de emociones mayormente desagradables como pueden ser la tristeza, rabia, culpa, miedo, ansiedad, angustia, frustración, impotencia, nostalgia, melancolía, etc. Aunque también pueden surgir emociones como el alivio (si fue debido a una larga y dolorosa enfermedad se puede sentir alivio de que esa persona ya no sufrirá más). Todas ellas, aunque sean muy dolorosas, son muy necesarias y saludables para superar ese duelo.

Según la doctora Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004) en su libro “On death and dying”, el duelo se manifiesta en cinco fases:

1. Fase de Negación. Negarse a sí mismo o al entorno que ha ocurrido la pérdida.

2. Fase de Enfado, Indiferencia o Ira: Estado de descontento por no poder evitar la pérdida que sucede. Se buscan razones causales y culpabilidad.

3. Fase de Negociación. Negociar consigo mismo o con el entorno, entendiendo los pros y contras de la pérdida. Se intenta buscar una solución a la pérdida a pesar de conocerse la imposibilidad de que suceda.

4. Fase de Dolor Emocional. Se experimenta tristeza por la pérdida. Pueden llegar a sucederse episodios depresivos que deberían ceder con el tiempo.

5. Fase de Aceptación. Se asume que la pérdida es inevitable. Supone un cambio de visión de la situación sin la pérdida; siempre teniendo en cuenta que no es lo mismo aceptar que olvidar.

Seguro que la mayoría de vosotros ya sabréis que yo perdí a mi padre… el día cinco de noviembre hará ya tres años. Y desde mi experiencia creo firmemente en esas fases que describió Elisabeth Kübler-Ross. La pérdida de un ser querido, en mi caso de un padre, te parte la vida en dos, en un antes de… y en un después de… Y a mí me hizo reflexionar mucho sobre lo poco preparados que estamos para enfrentarnos a la muerte con lo inevitable que esta es. Por este motivo, desde ese momento, intento hablar mucho de ella, normalizarla, tratarla con naturaleza con mis hijos, con mis niños en el colegio y con mi entorno. Antes o después va a llegar y es mejor estar preparados para recibirla.

Hoy no os voy a hablar de lo duro que es decir adiós, de lo terrible que es esa ausencia ni del dolor, no sólo emocional sino también físico que ésta produce, pues todos de alguna manera habréis pasado por algún duelo. Hoy quisiera compartir con vosotros algo que me ocurrió hace unas semanas charlando con mis hijos. Como ya os he comentado, me gusta mucho hablar de todo con ellos y desde que se fue mi padre hablamos mucho de la muerte. Cuando esto ocurrió ellos tenían sólo dos años y uno de mis mayores dolores era el pensar que ellos no le iban a recordar, por este motivo hablamos de él todos los días, de esta manera le seguimos haciendo presente en nuestras vidas. Y el otro día hablando con mi hijo Javier me preguntó “mami, ¿sigues queriendo al yayo?”, yo obviamente le contesté que sí pero la conversación no quedó ahí y es que mi hijo a pesar de tener sólo cinco años me hace muchas preguntas que me remueven por dentro y me hacen reflexionar mucho. Javier me siguió preguntando que por qué le seguía queriendo si ya no le podía ver, ni hablar con él, ni dar más besos… Esa pregunta me dejó rota y entonces me hizo darme cuenta de una cosa que me dio mucha paz… y le contesté que no sólo le seguía queriendo sino que ahora le quería muchísimo más porque al no tener a mi papá ya no podía discutir con él o enfadarme, ahora ya sólo podía quedarme con todo lo bonito que había vivido con él y con todo el amor que le tenía que era muchísimo. Esta conversación con mi hijo me hizo ver por primera vez algo positivo de la ausencia de mi padre y era que ya sólo podía recordar todo bueno que viví con él, revivirlo en mi mente e idealizarle, y que ya no iba a poder tener más dolor por él aunque su falta me duela toda la vida. Mi hijo me ayudó a entrar en la fase de la aceptación…

Si alguno de vosotros estáis viviendo algún duelo quisiera poder recomendaros unos libros que a mí personalmente me ayudaron mucho, estos son “La rueda de la vida” de  Elisabeth Kübler-Ross y “Martes con mi viejo profesor”  de Mitch Albom. Y para los más pequeños siempre recomiendo el cuento de “No es fácil pequeña ardilla” de Elisa Ramon.

La muerte es inevitable, a todos nos llegará en algún momento y ojalá que este sea lo más lejano posible, pero hasta que eso suceda lo mejor que podemos hacer es disfrutar de la vida pues esta es única e irrepetible.

“Sigue llenando este minuto de razones para respirar” (Mario Benedetti)

 

Y como no podía ser de otra manera, estas canciones de La oreja de Van Gohg también me ayudaron mucho a calmar mi dolor, y desde ese día todas las noches cuando me voy a dormir deseo tener la visita de mi padre en mis sueños…

 

 

 

Posted by

  • Cortometrajes
  • Música
  • Uncategorized
  • Vídeos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies