cloud
cloud
cloud
cloud
cloud
cloud

Latido Emocional


featured image

Trasplantando

La semana pasada, y continuando con el post de la replantanción, hemos trasplantado todas aquellas plantas que ya estaban creciditas y que nos pedían a gritos un espacio mayor.
El miércoles, cuando fui a verles les expliqué por fin para qué necesitábamos el tetra brik y lo que íbamos a hacer con él.

Al igual que las plantas, nosotros cuando somos pequeños tenemos unas necesidades y a medida que vamos creciendo esas necesidades van cambiando. Las semillas cuando las plantamos sólo necesitaban un semillero pequeñito pero a medida que han ido creciendo van necesitan un espacio mayor, y para eso les hemos pedido los tetra brik, pues vamos a trasplantarlas para que tengan más sitio para poder expandir sus raíces y hacerse muy grandes. Les expliqué que todo este proceso requería del máximo cuidado por nuestra parte porque en ese momento la planta era muy delicada y podía sufrir daños. Lo mismo nos ocurre a nosotros durante nuestros procesos de cambio que es cuando más vulnerables nos encontramos y si no les hacemos con mucho mimo y cuidado muchas veces sufrimos daños, y en ocasiones éstos pueden ser irreparables.
La misión de la semana la dividimos en dos días. El miércoles preparamos “las nuevas casitas” de las plantas y para ello hicimos cortes en la parte inferior del tetra brik, de esta manera podrán “beber” el agua que necesiten y expulsar el que les sobre.  Y el jueves nos fuimos de excursión al huerto del colegio para trasplantar todas las plantas que lo necesitaban. Éste fue un trabajo en equipo pues unos se ayudaban a otros, los más mayores a los más pequeños, en el que todos disfrutamos mucho. Como no todas las plantas de los niños habían brotado lo suficiente para poder trasplantarlas al tetra brik debido a que las habían vuelto a plantar hacía pocas semanas, una vez más hemos trabajado la importancia del compañerismo y la generosidad, y aquellos niños que han tenido la suerte de que todas las semillas que plantaron habían brotado ( que eran más de una) compartieron las suyas encantados, de manera que ya no sólo era “mi planta” sino que han pasado a ser “nuestras plantas”.
Cada uno de nosotros somos como una semilla que sus padres han plantado. Pero para que esa “planta” florezca con todo su esplendor necesita de muchos y diversos cuidados. Primero por parte de su familia, después por parte del colegio y, cómo no, también por parte de nuestra sociedad. Todos debemos de regarla, abonarla, orientarla para que le llegue mejor la luz del sol, estar pendientes de cuando su espacio se le queda pequeño y necesita ser trasplantada, trasplantarla con sumo cuidado para que no sufra daños en ese proceso de cambio, etc. Nosotros trasplantamos a nuestros niños de casa al colegio, de infantil a primaria, del colegio al instituto… y así a lo largo de la vida, pues la vida es un continuo cambio y nuestra capacidad de adaptación es lo que nos hace sobrevivir. Por ese motivo, TODOS, familia, colegio y sociedad debemos de cuidar, estimular, motivar, ayudar, orientar y un largo etcétera… a nuestros niños. Ellos son nuestro mayor tesoro, son el futuro de nuestra sociedad, son nuestros semilleros y necesitan que les ayudemos a florecer.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Posted by

  • Diario Emocional

  • Posted by Anónimo 28/05/2015 at 5:11 pm

    me encantaaaaaaaaaaa
    I LOVE PLANTS
    🙂
    Lara 6º

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies